Avisar de contenido inadecuado

LA PRISIÓN SUBTERRÁNEA

{
}

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

LA PRISIÓN SUBTERRÁNEA

Un señor de Quirga ( Lugo ), llamado don Pedro, tenía una hermosa hija de cabellos rubios como los de un hada. Esta hidalguita, que tenía por nombre el de Sancha, gustaba de pasear por los alrrededores del castillo de su padre; muchas veces iba sola, vestida con una ropa muy sencilla, como la de una persona vulgar.
En uno de sus paseos se encontró cierta tarde de otoño con un mozo gentil que venía de caza, al parecer, de los montel de Courel, llevando ante si, sobre el potro que montaba, un corzo que había abatido con su ballesta.
Fiz, que tal era el nombre del muchacho, saludó muy cumplido a laa doncella, sin sospechar quién era; esta le miró con agrado y le felicitó por el feliz éxito de su cacería. Cruzaron después un breve diálogo. Él se dio a conocer como escudero del señor Osorio, de Castro Caldelas, y la joven, como perteneciente a la servidumbre del de Quiroga.
Gustáronse entrambos por la figura y buenas maneras que uno y otra tenían y prometieron volver a verse, despidiéndose con palabras de buena amistad.
Y, en efecto, días después los dos jóvenes volvieron a encontrarse de nuevo a las orillas del Sil. Y aquellos encuentros se repitieron; hasta que un día don Pedro hizo llamar a su hija, al tener conocimiento de cómo al parecer, los dos muchachos se amaban, cosa que veía con disgusto.
¿Quién es ese joven? – preguntó a su hija Sancha.
Señor – respondió ella -, es un hidalgo, por ahora, simple escudero del señor Osorio…
¡Un simple escudero! – exclamó con desagrado.
Señor, es muy bueno y noble y …
¡De la casa de Osorio! ¡Bah! ¡ Poca nobleza debe alcanzar un joven que pertenece a tal casa! – dijo don Pedro con desprecio. Y añadó -¡Pues te prohíbo que vuelvas a verte con él, pues tu nobleza no es para compararse con tal mozo!.
Sancha sintió que se abrasaban sus mejillas y se agolpaban a sus ojos la lágrimas; pero no tuvo fuerzas para defender su amor y se retiró a su aposento, donde su dolor se derramó en llanto.
El de Osorio no había sido nunca un caballero que mereciera las simpatías de don Pedro.
Pero la joven, que iba cobrando amor al gentil doncel, no se resignaba a rechazarlo, y con la esperanza de que su padre algún día podría acceder, descubrió a su enamorado galán la entrada secreta de un pasadizo que, pasando bajo el Sil, llegaba hasta el interior de aquel secreto corredor podrían hablarse sin que nadie los viera ni pudieran sospechar tales encuentros.
Don Pedro, sin embargo, vigilaba a su hija y vigilaba también los alrededores del castillo y pronto comprendió lo qu sucedia. Grande fue su cólera ante la desobediencia de su hija; y más aún porque consideraba que aquellas entrevistas de los dos enamorados en el secreto pasadizo era para él un ultraje a su dignidad de padre y de señor. Y decidió imponerles un castigo ejemplar.
Se dedicó entonces a espiar y preparó todo para llevar a cabo su idea. Y cuando obsevó que su hija penetraba en el pasillo subterráneo, ordenó a los hombres de su confuanza, ya prevenidos, que tapiaran la entrada; y poco después, considerando que el galán iria al encuentro de su amada. Mandó cerrar tambien la salida del túnel.
Y allí quedaron para siempre entranbos amantes, sumergidos en aquella prisión bajo las aguas del Sil.
Cuenta finalmente la leyenda que ellos son los progenitores de as lavandeiras, seres mitológicos que moran en las profundidades de las aguas del caudaloso río Sil y lavan y pulen las pepitas de oro que arrastran sus aguas.


Santiago Lorenzo Sueiro
Presidente de Alianzagalega
Fotografías en:
http://alianzagalega.blogspot.com.es/

{
}
{
}

Deja tu comentario LA PRISIÓN SUBTERRÁNEA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre