Avisar de contenido inadecuado

O PICO SACRO - BOQUEIXON.

{
}

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

O PICO SACRO - BOQUEIXON.

Boqueijón (oficialmente, en gallego, Boqueixón, desde 1985) es un municipio de la provincia de La Coruña, Galicia, España. Limítrofe a los municipios de Santiago de Compostela, a sólo ocho kilómetros de la capital gallega, Vedra, Touro y Villa de Cruces.
La historia del Ayuntamiento de Boqueixón está fuertemente ligada a su principal fijo geográfico y mayor riqueza natural con el que cuenta: el Pico Sacro, uno de los montes más míticos y conocidos de Galicia. La silueta del Pico Sacro sirve de punto de referencia paisajística en una amplia zona territorial.
El Pico Sacro es una fuente de innumerables leyendas y cuentos populares. Este monte es venerado por los habitantes de la comarca antes y después del cristianismo, cumpliendo un papel fundamental en el mito del traslado del cuerpo del Apóstol Santiago. Tiene una peculiar morfología a base de rocas de guijarro cristalizado y una altura de 553 metros sobre el nivel del mar.
Según una leyenda de la Reina Lupa recogida en el Códice Calixtino, que narra la llegada del cuerpo del Apóstol Santiago a Galicia, se cataloga al Pico Sacro como la primera tumba del Apóstol. ( Leyenda que ya conté ).
Desde la Vía de la Plata, el Pico Sacro marca la última etapa del Camino de Santiago, siendo el primer lugar desde donde se ven las ansiadas torres de la catedral compostelana. Además de esta importantísima leyenda hay otras muchas que nacieron directamente de las gentes que habitan en la contornea y que tienen como protagonistas los personajes de la mitología tradicional gallega, como son los moros y las serpientes que habitan en las misteriosas cuevas que hay cerca de la cumbre del Pico.

 

 

 

La leyenda :

LA LEYENDA DO PICO SACRO

Sobre la torre que en tiempos muy remotos había en el monte llamado PICO SACRO, cerca de Santiago de Compostela, dícese que quien pasara por algún camino próximo a ella durante la noche, podría oír los lamentos y gemidos de una señora allí encantada por un gigante y bien guardada, sin que nadie pudiese acercarse a ella.
Algunos que lo intentaron con intrepidez allí quedaron muertos; y allí están, según se cuenta, los esqueletos colgados en la entrada del pazo subterráneo. Dos gigantes de hierro, que se mueven mediante un ingenio de las puertas cuando alguien intenta abrirlas, dejan caer sus pesados martillos, que tienen cogidos a dos manos, y machacan las cabezas de los atrevidos. Y si esto no bastara, dícese que tras las puertas hacen guardia unos fieros leones que los destrozarían a zarpazos y dentelladas si por acaso pudieran esquivar el primer artefacto.
El gigante del pazo es un gentil, o sea un mago idólatra y brujo, que por arte de magia destruyó las paredes del castillo e hizo con las piedras de ellas y con los peñascos que había alrededor grandes montones que cubrieron la entrada del pazo donde tiene su morada.
Decíase que los frutos que deberían cosechar los labriegos iban todos para los grandes depósitos y graneros del pazo del Pico Sacro, que ya nadie sabe dónde está porque las rocas lo cubrieron hace muchos años; tantos que ningún anciano lo recuerda. Pero se cree que comienza su camino en la cueva que allí existe.
Pero, a pesar de eso, no hay muchacha soltera que se atreva a pasar al anochecer por cerca del carballo “roble” de las Cambas, pues ni aun encomendándose a San Lorenzo, patrón de la parroquia, deja de correr el peligro de ser llevada por los remolinos del viento hasta el salón del pazo del Pico Sacro, de la misma manera que va el pan de las leiras “fincas” en víspera de la siega.
Una viejecita muy vieja, me contó, que ya hace un buen número de años, que según tenía oído decir a su abuela, cierta mocita de Boqueixon desapareció un día, y al parecer , según alguien que la vio hablando al anochecer en la rua da Raiña Lupa “calle de la Reina Lupa “ con un señor, sospecharon si era el encanto del Pico Sacro, que la habría llevado para su temible pazo.
Pasó mucho tiempo sin que nadie la viera ni que cosa alguna se supiese de ella, hasta que al cabo de cincuenta años apareció en Boqueixon muy envejecida, con los cabellos blancos, el rostro surcado por cavadas arrugas y los ojos ciegos. Conocieron quién era porque la infeliz preguntaba a todos los que la hablaban por la madre de aquella rapaza desaparecida: La señora Marica, muerta hacía ya mucho tiempo.
Y contaba la cuitada cómo el señor que había hablado con ella siendo moza le dijo que fuera con él, que iba a ser como una reina, y que tendría hermosos vestidos y ricas arracadas y collares y aderezos, y otras joyas de oro y piedras preciosas y brillantes de muchos colores; y que había de ser servida por criados. Y como ella le decía que no quería ir, le dio a beber un vino que era mejos que el tostado “ vino dulce típico de Galicia y norte de Portugal”.
Y después que bebió aquel vino se adormeció; y al despertar, se encontró en un salón muy lindo, lleno de espejos por las paredes, con marcos dorados y grandes cortinas y ricas mesas y sillas; y, en una mesa cubierta con un mantel blanquísimo bordado de flores y pájaros de muchos colores, le dieron manjares sabrosísimos y vinos dulces y apetitosos y golosinas que en su vida había probado ni imaginara que pudiese probar nunca.
Fue una vida de placer y de encantamiento; y así, entre fiestas y xantares “comidas” deliciosos y cantares y músicas y bailes, se olvidó pronto de los padres, de Boqueixon y de toda su vida anterior…..Hasta que, pasados algunos meses, parió un niño mouro coma un boi de mouro “ Árabe como un buey árabe” . Y aquello le produjo mucha pena, al saber que tenía un hijo de moura ralea “raza árabe”. Y entonces le entró la morriña. Pero el señor del pazo donde se hallaba díjole pocos días después, cuando ella pensaba que iba a reanudar su vida de placeres:
“ Te ha pasado lo que te pasó porque fuiste desleal para conmigo y me traicionaste con uno de mis criados mouros ( árabes): así, de ahora en adelante dejarás de ser mi amada y serás la esclava de todos los que habitamos en este pazo; y para todos trabajarás y servirás a todos sin quejarte, ya que por tu poco juicio te perdiste”.
Y entonces la rapaza lloró los siete lloreres y le pidió al señor que la perdonara y tuviera piedad de ella, pues no sabía lo qué pudiesehaberle sucedido para que tal cosa le ocurriera como le había ocurrido; a no ser que le dieran un bebedizo para burlarse de ella y desgraciarla.
Pero nada le valió, y tuvo que cumplir el castigo que le había sido impuesto. Y de tantos trabajos y de tantas amarguras y de tantos llorares que lloraba a diario, fue envejeciéndose y perdiendo la vista de sus ojos, hasta que un día, sin saber cómo ni cómo no, se encontró en la rua da Raiña Lupa “ calle de la Reina Lupa “ y fue a dar a Boqueixon de donde hacía tantos años que la habían llevado.


SI vas a COMPOSTELA hay que disfrutarlo.

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

{
}
{
}

Deja tu comentario O PICO SACRO - BOQUEIXON.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre