Avisar de contenido inadecuado

O Barco de Valdeorras Leyenda : D. Roldán y las tres princesas

{
}

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

O Barco de Valdeorras
Leyenda : D. Roldán y las tres princesas

O Barco de Valdeorras1 (En castellano : El Barco de Valdeorras) es un municipio situado en el extremo nororiental de la provincia de Orense (España). Localizado en el fondo del valle del Sil, bajo la Serra do Eixo.
En algunas cuevas de la Sierra de la Lastra se encontraron restos humanos primitivos. En lugares próximos a El Barco hay petroglifos y asentamientos castreños. Los Gegurros, uno de los 22 pueblos que formaban parte del convento asturicense, eran los antiguos pobladores de estas tierras y de ese gentilicio deriva el topónimo actual de la comarca (Val-de-giorres).
La romanización fue intensa en un territorio tan estratégico como rico en minerales. Entre las Médulas y Montefurado son frecuentes las huellas de la actividad extractora del oro. Por Valdeorras pasaba la Vía Nova (la XVIII del itinerario de Antonino), que unía Braga y Astorga, y otras vías secundarias que obligaron a construir puentes que son testigo de aquella época.
En la Edad Media el Señorío de Valdeorras fue administrado por la nobleza. Condes de Lemos, Marqueses de Villafranca y Condes de Ribadavia fueron marcando sus destinos. La fortaleza del Castro es el referente de aquella época. Esta pequeña villa fue cabeza de jurisdicción hasta comienzos del siglo XIX. Los monasterios de la vecina comarca del Bierzo y la Orden de San Juan de Jerusalén compartieron con la nobleza la administración de estas tierras. De la Alta Edad Media destaca el complejo románico de San Miguel de Xagoaza, perteneciente a la Orden de Malta.
En 1809 grupos de guerrilleros valdeorreses bajo el mando del Abad de Casoio impidieron, en Sobradelo, el paso de las tropas francesas del mariscal Soult. A finales de ese mismo siglo, Valdeorras, que estuvo representada en las Cortes de Cádiz por el párroco de Vilamartin, el liberal Ruíz de Padrón, se abre al mundo moderno con el ferrocarril, que llega en 1883, pocos años antes de construirse en El Barco el puente de San Fernando, esencial para mejorar la comunicación de la comarca.


DON ROLDÁN Y LAS TRES PRINCESAS

Hace muchísimos años que esta leyenda viene conservándose, pasando de abuelos a nietos. Yo no la he recogido de ninguno de mis abuelos, pero si de un viejecito del Barco de Valdeorras, cierta noche en la que yendo hacia la hermosa ciudad en que nací ( Santiago de Compòstela ) en el año 1984 o 1985. Aquel viejecito, siendo el un rapaz ( jovencito ), escuchó la historia de boca de un ciego que andaba por ferias y romerías cantando esta y otras, esta especialmente, no la olvidó jamás porque, además de parecerle una muy linda historia <<en por sí>>, referíase a las tierras de ORRAS, es decir, a su propia comarca; tal circunstancia le hizo poner en ella todo su interés . Y aunque no podía recordarla tal y como el ciego la cantaba, él me la conto a su manera, y yo la escribo a la mia.
Cuando los moros asoballaron ( avasallaron ) España, los gallegos fueron los únicos que se vieron, en parte, libres de ellos, gracias a que pelearon muy fieramente. Por veces las moros penetraban en algunos lugares de nuestra tierra; pero enseguida eran arrojados nuevamente de ella, y aun de las comarcas vecinas de Asturias o León.
Pero los moros eran muchos y muy poderosos, por lo que hubo muchos años de luchas que unas veces los llevaban hacia adelante y otras hacia atrás. Reinando D. Alfonso II, que tenía su corte en una parte de Asturias que era de Galicia, se acordó pedir auxilio a otro gran rey muy famoso y renombrado que había en Francia.
Este rey que le llamaban Carlomagno que era muy buen cristiano, vino a ayudar a los españoles, y traía con él muchos guerreros comandados por unos jefes que se decían que eran los doce Pares de Francia, que no había quien pudiese con ellos. Y todos venia a luchar contra los moros, que eran enemigos de Dios y de Jesús Cristo.
Los moros, cuando vieron venir tanta gente encima de ellos, luego tomaron miedo y retrocedieron; pero, del coraje que llevaban, empezaron a apoderarse de cuanto podían y, sorprendiendo algunos poblados y castillos sobre los cuales cayeron como una tormenta arrasándolo todo, llevaron prisioneros algunos condes, y hasta dícese que cogieron tres princesas, para que le sirvieran de rehenes.
A Galicia vinieron pocos franceses porque los gallegos se bastaban a si mismos; sin embargo, un grupo de aquellos que hasta aquí llegó, venían comandados por D. Roldán, uno de los más valientes de los doce Pares.
Los moros retrocedieron hasta el Val de Orras; pasaron el rio Sil en barcas y pontones que después quemaron y se consolidaron al otro lado.
Pero Roldán, como supo que los moros tenían cautivas aquellas princesas, quiso libertarlas, a pesar de que los mahometanos las llevaron al castillo en la cima del mon te, en un lugar llamado Castro, de la feligresía de San Bernabeu de Valenza.
Intentó pasar el rio con algunos caballeros valerosos; pero las aguas iban muy crecidas y turbulentas y pronto tuvieron que volver a tierra.
Dicen que D. Roldán era santo, y tal vez lo fuese, pues la idea que se le ocurrió sólo de Dios podía venir, ya que de no ser un milagro nadie podría hacer lo que el hizo.
Caminó montado en su caballo por la ribera, buscó el lugar más adecuado frente al casytro del castillo; picó espuelas al caballo, que dio un tremendo bote, y fue a caer al otro lado del rio, enfrente del mismísimo castillo.
Vieron los moros aquella hazaña portentosa y tal miedo cobraron, que huyeron cada cual como pudo. Pero les fue imposible llevar con ellos a los prisioneros y mucho menos a las princesas.
Entonces los magos gentiles, para vengarse, encantaron a las tres princesas, convirtiéndolas en piedras.
Y allí están todavía los tres grandes peñascos de blanco cuarzo clavados en el suelo, como si mirasen con nostalgia hacia su tierra perdida.
¿ Quién podrá desencantarlas algún día?.

Habrá otra leyenda de desencantamiento. ?????

 


Santiago Lorenzo Sueiro
Presidente de Alianzagalega

Fotografías en :
http://alianzagalega.blogspot.com.es/

{
}
{
}

Deja tu comentario O Barco de Valdeorras Leyenda : D. Roldán y las tres princesas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre