Avisar de contenido inadecuado

Leyenda de LA BUXERANA

{
}

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

Leyenda de LA BUXERANA

Esta leyenda es de Muxía, donde está a pedra de abalar ( roca movediza) y la Virgen de la Barca , me llegó del buen amigo e mejor poeta gallego Gonzalo López Abente, fallecido por el año 1963.
Una vez, hace muchos pero muchos años, tantos que aún no habían nacido los abuelos de nuestros bisabuelos, llegó al lugar que hoy se llama Dous Castelos ( Dos Castillos), en donde sobre un castro celta había un castillo de altas torres y paredes ciclópeas, llegó digo un trovador aventurero llamado Buserán. En él moraba el más poderoso señor de las tierras de Nemancos y Soneira, que dominaba sin que nadie le pudiera contrariar desde la ribera del mar hasta toda la orilla del rio Xallas ( Que en su desembocadura, en Ezaro, esta tal vez una de las cascadas mas bonitas de Gallicia ).
Este caballero tenia una hija llamada Florinda, joven, linda, rubia, gentil y muy buena, cuya fama había traspasado los límites del señorío de su padre, habiendo llegado a los mas apartados rincones, montañas y a los salones de las mejores casas señoriales del reino de Galicia. Esta jovencita era huérfana de madre y vivía en compañía de una aya un poco mayor, que era parienta del padre de la hermosa jovencita. Este, pasaba largas temporadas ausente, dedicado a empresas guerreras contra los moros ( habiendose unido al Temple y ser aceptado por ser viudo ). Pues bien, en una de estas ausencias del señor del castillo fue cuando llego el trovador aventurero.
Este, joven esbelto, rubio, de ojos soñadores y porte señorial, acompañado de su laúd que llevaba siempre prendida a la espalda, cantó una noche al pie de las murallas del castillo, una cantiga de amor, tan suave y melancólica, que arranco lagrimas a todos los habitantes del castillo y hasta las estrellas del cielo ocultaron sus parpadeos tras las nubes viajeras, que comenzaron a derramar menudas gotas de orballo ( gotas muy pequeñas como rocío ).
Esta canción abrió al trovador, no solo las puertas del castillo que también en par en par las del corazón de la joven Florinda. El amor surgió fuerte y dominador, soldando y quemando las almas de los dos jóvenes. Felices pasearon su idilio por aquellos campos y peñascales. Frente al mar el garrido trovador, improvisaba canciones, la joven, oia transportada a las regiones de encanto y quimera.
Pero todo en esta vida tiene un fin. Los enamorados fueron traídos a la realidad con la llegada del padre de la joven, que, al saber de aquel amor, rompió con mano de hierro el lazo que les unía. Buserán fue expulsado del castillo y Florinda encerrada en sus aposentos.
La joven pudo aún oír algunas noches las canciones de su amado; pero después de algún tiempo dejo de oírlas y en vano escuchaba en el silencio. Nunca más la voz querida llegó en el encierro a sus oídos.
Pasados muchos meses y recobrada la libertad, oyó a un pastor referir cómo el trovador, en una noche de tormenta, había sido arrojado por los servidores del castillo a las negraas entrañas de una profunda cueva en la Costa Alta.
Florinda enloqueció y desde entonces vagaba por las orillas bravas de la costa, buscando a Buserán. Un fiel servidor la seguía vigilando sus pasos. Y, este una noche, con el terror reflejado en el semblante, los ojos desorbitados y erizados los cabellos, llegó al castillo diciendo:
¡Señor,señor, a sua filla foi levada do mundo. Levouna Buserán para o fondo dunha furna!.
( ¡Señor, señor, su hija fue llevada del mundo. Se la llevó Buxerán para el fondo de una gruta! ).
Despues de calmarse y poder enderezar sus ideas, contó qque al anochecer, siguiendo como siempre a la infeliz Florinda, vio que esta bajaba por el monte Cachelmo a toda prisa hacia el mar. El corrió detrás de ella para ver si la alcanzaba, temeroso de que se despeñara por la caverna que en aquel sitio abre su enorme boca. Pero no pudo detenerla y, con gran asombro, vio que al llegar al borde se detenia gritando:
¡Buxerán,Buxerán, meu amado Buxerán!.
( ¡Buserán,Buserán, mi amado Buserán! )
Entonces el lacayo dice que oyó distintamente la voz del trovador, que cantaba una de sus mas bellas cantigas. Súbitamente, una ola gigantesca se estrelló allá abajo en los peñascales y una columna espesa de niebla subió, hasta donde estaba ella y, <<desfiñándose coma o fume que sal das chimeneas do pozo, deixóu ver a figura lanzal de Buxerán, que apertando nos seus brazos a Florinda, levouna con ele mergúllandose nas fondas escuridades da furna.>> ( <<deshilachándose como el humo que sale de las chimeneas del pozo, dejó ver la figura esbelta de Buserán, que estrechando con sus brazos a Florinda, se la llevó con él sumergiéndose en las profundas oscuridades de la gruta>>).
Esta es la historia de Buserana, que así llaman aquella caverna que se abre en la falda del monte Cachelmo; y dicen los pescadores que allí bajan a pescar que aún se oye a menudo, en determinadas noches, la dulce cantiga de Buserán.

Santiago Lorenzo Sueiro
Presidente de Alianzagalega

Fotografías en :
http://alianzagalega.blogspot.com.es/

{
}
{
}

Deja tu comentario Leyenda de LA BUXERANA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre