Avisar de contenido inadecuado

EL CONDE Y LA PEREGRINA

{
}

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefinedEL CONDE Y LA PEREGRINA
Él era un conde llamado Munio, joven y apuesto, alegre y mujeriego.
Un día se encontró en un camino con una hermosa muchacha, que volvía de hacer el camino de Compostela. Iba sola y caminaba muy despacio como si estuviera cansada; parecía triste y pensativa.
El conde Munio púsose a su lado e intentó hablarle; pero la doncella, sin duda joven virtuosa, no le contestó ni bien ni mal, pues nada le dijo. El conde no se desanimó por eso y siguió a su lado diciéndole que, pues llevaban el mismo camino, tendría una gran satisfacción en acompañarla, no fuera a suceder que yendo, como iba, sola, pudiera encontrarse algún desalmado que pretendiese ofenderla o hacerle daño; y así, él se encargaría de ampararla y defenderla.
La joven le agradeció entonces tan estimable ayuda, que no le pareció cosa que debiera desechar, y fueron siguiendo juntos el camino.
Poco después el camino real atravesaba un bosque. El lugar solitario, la hermosura de la doncella y los deseos del conde hicieron que este cometiera con la indefensa joven un hecho vil, y la violencia se consumó.
La pobre doncella gritó en balde pidiendo socorro; pero nadie oyó sus doloridos lamentos.
Munio reíase de la infeliz y le decía:
Calla, mujer, que la cosa no es para tanto sollozar. En cuanto llegue al castillo, te enviaré uno de mis criados para que te consuele, y aun has de quedarme agradecida.
Y se fue apurando el paso, muy ufano.
Más, en esto apareció un viejo soldado de largas barbas blancas, que, a juzgar por la concha de venera (concha de vieira o del peregrino) que llevaba en el frente de su sombrero, así como las otras que mostraba su esclavina, bien claramente se veía que venía también de vuelta de una peregrinación a Compostela, siguiendo el mismo camino que la desdichada muchacha. El soldado se apoyaba en su larga y fuerte espada, como en un cayado; y acercándose a la romera, le preguntó el porqué de sus tristes lamentos y sollozos.
La infeliz le contó entonces cuál era su desgracia y cómo esta le había sucedido cuando volvía de Santiago, adonde había ido a fin de orar arrodillada ante la tumba del Apóstol para rogarle protección en su soledad y desamparo, puesto que había perdido a sus padres.
El viejo soldado, con cariñosas palabras, fue calmando su congoja y enjugando sus lágrimas y le dijo que iba a llevarla consigo a presencia del rey para ver de remediar el mal.
Y fueron los dos caminando hasta el palacio real.
Yo te requiero, buen rey, por el Apóstol – dijo el soldado – que hagas justicia a esta peregrina.
El rey mandó llevar ante sí al conde Munio y le dijo:
Por ley divina tenéis la obligación de casaros con esta joven que habéis ultrajado. Por ley humana debéis ser degollado si así no lo cumplieres; que no valen hidalguías cuando habéis faltado a Dios y a la honra de esta doncella.
Venga el verdugo – respondió el conde – mejor quiero morir mil veces que vivir avergonzado.
Sea - dijo el rey.
Buen rey, hacéis mala justicia. No habéis juzgado bien el hecho, pues que la honra se paga con sangre; pero no se lava el pecado. Primero el conde debe casarse con la joven y después debe ser degollado.
Al hablar así, dejó el soldado su espada, se despojó de su vestidura de peregrino y apareció con el traje de un santo obispo.
El conde, arrepentido, se arrodilló a sus pies. Entonces el obispo tomo la mano de la joven y la del conde y allí mismo los declaró casados.
El conde pedía la muerte para n o verse deshonrado. El obispo lo absolvió de su pecado; aun no bien acabara de pronunciar las últimas palabras, cayó el conde Munio muerto a sus pies, librándose así de ser ajusticiado.
Y dicen las crónicas que aquel santo obispo era el mismísimo Santiago en persona, que había acudido en socorro de su peregrina.
CONCLUSION: EN AQUEL TIEMPO TAMBIEN HABIA DESALMADOS EN EL CAMINO DE COMPOSTELA.
Santiago Lorenzo Sueiro
Presidente de Alianzagalega
Fotografías en :
http://alianzagalega.blogspot.com.es/

{
}
{
}

Deja tu comentario EL CONDE Y LA PEREGRINA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre