Avisar de contenido inadecuado

Almanzor y las manos amputadas

{
}

 TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined TAGS:undefined

Almanzor y las manos amputadas
El célebre caudillo musulmán Almanzor, que por el año 997 invadió Galicia, es, en toda la prolongada guerra sostenida contra los mahometanos, el que más se recuerda en nuestra tierra; porque fue el que logró llegar más al norte del territorio peninsular, rebasando Lugo hasta Ortigueira y penetrando en Santiago de Compostela, la que saqueó, llevándose hasta las campanas de la catedral a hombros de prisioneros cristianos. Cosa que dos siglos más tarde Fernando III “El Santo” hizo que se restituyeran pero a hombros de los sarracenos.
Y por esto también, hay en Galicia muchas leyendas donde figura Almanzor como personaje principal, siendo una de ellas la siguiente.
Al extenderse la noticia de que el temido caudillo avanzaba con sus numerosas y aguerridas tropas, las gentes de villas y aldeas huían abandonando sus casas, campos y ganado; los señores feudales, ante la inminencia de un peligro al que no podían resistir, cogidos por sorpresa por la rapidez del ataque inesperado, dejaban también sus castillos, alejándose hacia el Norte, para agruparse allí y emprender unidos el contraataque para rechazar a los moros.
Atravesando las montañas de Fuentefría, el ejercito comandado por Almanzor se extendió por toda la comarca de Salvatierra, llevando a sangre y fuego su avance victorioso, apoderándose de ganados que habrían de alimentar a sus hombres y de todo lo que pudiera servirles para afianzar su poderío y defenderse de una recuperación por parte de los gallegos. Así llegó hasta los valles de Troncoso, San Pedro y Las Oliveiras, en las inmediaciones del castillo de Sobroso, y en este lugar su capitán Ab-del-Kader se adelanto para explorar el camino y observar las disposiciones y elementos de defensa con que contaba.
Mas, el castillo se hallaba abandonado y aún mas sorprendidos quedaron al comprobar que sus puertas estaban abiertas. Con cautela entraron algunos moros en el patio, y, convencidos tomaron posesión de él y enviaron la noticia al jefe del ejército ( Almanzor ).
Cundo Ab-del-Kader y sus hombres, instalados en los salones de la torre del homenaje y sus dependencias, se disponían a disfrutar de un descanso saboreando los vinos que habían hallado , oyeron, no sin inquietud, una suave y extraña música que acompañaba el recital de un romance. Ab-del-Kader y sus subordinados subieron hasta la plataforma de la torre, de donde venia la voz; allí un viejo ciego, sin duda juglar del señor de Sobroso, tocaba una zanfonía con la que acompañaba su canción, sin parar mientes en los soldados que habían hecho acto de presencia.
Ab-del-Kader, considerando como un ultraje la indiferencia del anciano, indignado ante lo que consideró una burla, empuñó su cimitarra y descargó un rápido golpe sobre la muñecas del músico, cercenándole las manos; y de un segundo golpe, le decapitó.
Y mientras se izaba la bandera de la media luna en el castillo, los despojos del infeliz juglar fueron arrojados al pie de la muralla.
Inmediatamente llegó al castillo Almanzor, que utilizó a Sobroso como aposento de su cuartel general.
Desde una de las atalayas, el almuédano convocó a los soldados a la oración; después, Almanzor se reunía con sus capitanes en una de las salas de la torre para estudiar el plan a realizar en el avance sucesivo y cómo habría de efectuarse el asalto a la ciudad de Santiago de Compostela, que era su principal objetivo.
Pero sus deliberaciones se interrumpieron al escuchar un canto a la vez suave, melancólico y vigoroso, asombrándose a no comprender de donde procedía aquella extraña música.
Ab-del-Kader refirió entonces lo acontecido con el viejo y ciego juglar, ordenando entonces Almanzor que se repitiese el mismo castigo con el importuno músico que osaba mofarse de él y de sus guerreros.
Varios soldados moros registraron el patio, las atalayas, las murallas; pero no hallaron a nadie que pudiera ser músico y cantos tan impertinentes. El mismo Ab-del-Kader, guiándose por el sonido que no dejaba de oírse insistentemente y lúgubre en la noche, pudo hallar, al pie de la muralla donde arrojó el cuerpo mutilado del anciano cantor de la torre, su vieja zanfonía, que tocaban las dos manos cortadas; y era como un eco la voz del viejo músico, qué seguía cantando y canta aún, según se dice, cuando se presiente una gran calamidad para Galicia.

Santiago Lorenzo Sueiro
Presidente de Alianzagalega
Fotografías en :
http://alianzagalega.blogspot.com.es/

{
}
{
}

Deja tu comentario Almanzor y las manos amputadas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre